20/11/10

RIDICULO

Que la libertad de expresión es un derecho y que cualquiera puede ejercerlo en cualquier parte (hablo de un país como el nuestro), afortunadamente ya no lo discute nadie. Pero cuando esa libertad de expresión se ejerce en un lugar y un contexto determinado, hay que ser muy cuidadoso con lo que se dice si no se quiere hacer el ridículo más espantoso y convertirse en el centro de las risas y burlas de todos los que allí se encuentran.
Esto lo digo porque el jueves fui a escuchar una charla que impartió el insigne Manuel Toharia sobre la materia del Universo. En su magnífica exposición habló de la evolución, tanto del Universo como de la vida en la Tierra, y como no, también trató el origen del Universo. Dijo que cuando se originó, hace unos 13.700 millones de años, en ese preciso instante comenzó el espacio y el tiempo, y que por lo tanto no se concibe hablar de antes de, simplemente porque el término antes hace referencia a un tiempo pasado, y como el tiempo se originó en ese instante, es imposible que antes de eso existiera nada. Después habló de las diferentes partículas, sólo cinco, de que está compuesta toda la materia del Universo, y de las distintas clases de fuerzas que existen, sólo cuatro. Con eso y las diferentes leyes que regulan sus interacciones funciona todo lo que existe.
Para explicar todo esto habló del método científico y dijo que, aunque hay muchas teorías por confirmar, la mayoría de las afirmaciones que hizo están demostradas científicamente, y por lo tanto son verdad.
Cuando terminó su exposición dio paso a la gente por si alguien quería hacer alguna pregunta. El primero en preguntar fue un hombre, de unos sesenta años, que empezó diciendo que a él no le había quedado claro que todo lo que se había dicho estuviera demostrado científicamente y que encontraba muchas incoherencias y muchas lagunas en lo que se había dicho. Don Manuel Toharia le dio la razón diciéndole que efectivamente había cosas que aún no estaban claras del todo, pero que las investigaciones que se estaban realizando iban por el camino de demostrar las teorías planteadas. Después este señor le dijo que, lo que más estaba en el aire, era el origen del Universo, ese Big Bang original que fue el comienzo de todo, y le planteó quién o qué había creado esa bola primigenia de energía anterior al Universo. Yo, que estaba en la segunda fila, mientras escuchaba la argumentación de este señor, miraba a don Manuel Toharia y observaba como, medio tapada por la mano, se curvaba una sonrisita sarcástica en su boca. Cuando terminó de hablar, sin alterarse, don Manuel le contestó que, si lo que estaba planteando era que quien había hecho aquella bola primigenia había sido Dios, que le demostrara quién había hecho a Dios. “¡A Dios no lo ha hecho nadie, Él se creó a sí mismo!” “En el Universo no se crea ni se destruye nada, todo se transforma”, le respondió con resignación don Manuel Toharia. Las risas, casi compasivas de la gente, fueron unánimes.

11 comentarios:

Pierre Miró dijo...

Hay personas que atienden a la ciencia justo hasta el momento en que ésta pone en cuestión su particular visión religiosa de concepción del mundo. No entienden que la fe (dogmática) está en las antípodas de la ciencia que todo lo cuestiona, relativiza y asegura, hasta que se demuestre lo contrario.

Mar dijo...

Qué envidia de charla, lo bien que me lo hubiera pasado allí. Lo cierto es que hay tanto por descubrir e incluso por demostrar que bueno... al menos hay que sabe

Mar dijo...

jorobas jajaja se me quedó a medias el mensaje. Decía que al menos hay quien sabe algo de ese poquito que la mayoría desconocemos. Y bueno... está claro que a estas charlas van fanáticos de ese tipo.
Ay qué liada estoy con la prehistoria y la historia antigua, no me da tiempo de ná, ¡de casualidad he visto que habías escrito!
Un besoooo

Caminante dijo...

Sobre este asunto, y otros, nos habla el catedrático Antonio Rodriguez de las Heras en la UC3M. El viernes, mismamente, salió a colación la finitud de este mundo, el que conocemos, 5 mil millones de años, ni más ni menos; lo que de vida le queda al sol, y por ende, al sistema solar, en el que estamos incluidos. Suena abradacabrante pero cuando te lo dicen con palabras simples, o no tanto, mejor dicho "Cuando te lo dicen bien" como que te suena normal, no te espanta ni te suena galáctico, sino cercano.
Decía que dicho sistema solar inició su vida hace 10 mil millones de años, lo que supone que ya ha vivido dos tercios de su tiempo. La Tierra surgió hace 8 mil millones de años, las primeras bacterias aparecieron transcurridos 4.500 millones de años; o sea hace 3milquinientos m.de a.. Harían falta otros 2mil m. de a. para que se produjera la simbiosis de dichas bacterias de las que surgieron las... -no recuerdo el nombre- nosequébacterias, que ya podrían asimilar el oxígeno del aire, algo venenoso con anterioridad. Lo que supone que pudieron salir del agua hace mil quinientos millones de años. Harían falta otros mil quinientos -o 1499 si somos rigurosos- para que aparecieran los primeros homínidos, hace un millón de años.

Dicho de memoria y sujeto a error.

La conclusión, una de ellas, es que todo es un proceso, un contínuo, desaparecería esto pero seguriría la evolución del universo. Nosotros somos, formamos parte de una de sus galaxias, ni más ni menos.

Yo... tomaría los datos absolutos con pinzas y los comprobaría, para mayor exactitud.

Buen día, pasaba por aquí: PAQUITA

Pepe del Montgó dijo...

Religiones aparte ¿esa bola de energía con un diámetro aproximado al diámetro del sistema solar que origina el "Big Bang" cómo se originó? Decir que sabemos sobre el origen del Universo utilizando la teoría del Big Bang es una falacia.

Augustbecker dijo...

La verdad es que los científicos se extralimitan y abusan de su autoridad cuando pontifican sobre el "origen" del Universo, lo que da lugar a afirmaciones tan graciosas como que el Universo se originó por las mismas leyes de la física...¡Estupendo! Cuando no había Universo y por lo tanto ni tiempo ni espacio...¡ya había leyes de la física! Y es que el campo de la ciencia es sólo el mundo fenoménico, y una pregunta sobre el origen o causa primera entra ya en el mundo de la cosa en sí (veáse Kant, Schopenhauer, etc., aunque me temo que estos nombres no les dirán nada a muchos científicos, sobre todo a los que "pontifican")

enrique dijo...

Con la ciencia hasta la muerte!!
Pero ni un paso más!!

Drywater dijo...

Es complicado aunar religión y ciencia. Tal vez tu espectador debió medir sus impresiones antes de verse sometido a la burla pública.
Totalmente de acuerdo contigo en eso del contexto para cada cosa. Si lo dice en misa de 12 le hubieran aplaudido

Mar dijo...

Me ha alegrado un montón saber de ti, tenía mi casa tan abandonada, así como las vuestras que saber de ti ha sido un gozo.
Ay, Corpi, que la pasión me mata :D
Mándame tu correo que a veces me apetece escribirte un poco y no se qué pasó que ahora no lo encuentro.
Todo va bien, sí :)
Un besooo

Busca qui t'ha pegat dijo...

déu és una invenció humana, com la ciència econòmica o el gran hermano: d'alguna forma ens havíem d'entretindre.

ana dijo...

Es verdad, habría sido interesante estar allí como dice mar, vivir para ver y para oir.

he encontrado este blog, y me quedo.

un abrazo