15/6/08

DOCE HORITAS DE NADA

Hay que ser imbécil para, no sólo decirlo, sino pensar que hoy día se pueden trabajar 60 y hasta 65 horas a la semana. Vamos a ver, si no se trabaja los sábados, estamos hablando de 12 horas diarias. De siete de la mañana a ocho de la tarde con sólo una hora para comer. Aparte las horas para ir y volver al trabajo que pueden ser un par más. A esto se le llama vivir para trabajar. Además esta medida conllevaría mucho más paro, porque dos trabajadores podrían hacer el trabajo de un tercero, por lo tanto un tercio de los trabajadores de una empresa podrían ir al paro. Menuco chollo para los empresarios que se ahorrarían la seguridad social de un tercio de la plantilla y sus salarios, porque de aumento salarial proporcional no se ha dicho nada. ¿Y dónde quedaría la tan cacareada conciliación familiar?
Yo podría estar de acuerdo con esta medida, si sus ilustrísimos diputados europeos, nacionales y autonómicos se pasasen toda una legislatura con esta medida, para dar ejemplo al pueblo. Sería una gozada verlos a todos doce horas metidos en el hemiciclo dándose caña durante doce horas al día. Acabarían un día dándose de hostias todos, como en Japón o Taiwan.

11 comentarios:

Mar dijo...

lo que es bien triste es que llevamos tantísimo tiempo luchando, primero, por las 40 horas, ahora por las 35, y vengan con medidas como estas. Sí, sí... que empiecen ellos y que los siga su padre porque lo que es yo...
Besosss (he medio vuelto ;) )
Tha

Pepe dijo...

A mí, desde la distacia, me da la impresión de que se trata de otra leyenda urbana, como la chica del autostop. Es que no hay por dónde cogerlo.

RGAlmazán dijo...

¡Están locos! Hay una campaña que puedes ver también en mi blog. Se llama: 65 horas ¡ni de coña!
Y entre otras cosas se trata de mandarles a los eurodiputados un email para que sepan que si lo aprueban están como un cencerro y nosotros estamos en contra. Parece que está teniendo bastante eco y que la blogosfera está funcionando.
Por cierto, que el gobierno del PSOE, tampoco ha votado en contra, sólo se ha abstenido. Tiene webos.

Salud y República

Luna Carmesi dijo...

Eso si...
Bono ha sugerido si el tema de comparecer en el congreso se limitase a dos dias a la semanas...

Y es que claro... las funciones de los diputados son 24 horas al dia...

Uffff...

Luna Carmesi dijo...

Como amante de la trilogia de Corfú de Durrell, espero tus criticas sobre ese libro que estas leyendo.
Gracias.
:-)

Mª Gemma dijo...

Si esto lo implantan mas paro seguro... siempre ganan los mismos... he participado en la campaña contra las 65 horas...hay que conseguir que el gobierno se posicione en contra...
Me gustaria ver a los diputados todas esas horas... vamos en retroceso...
Un abrazo

Oruga Azul dijo...

Hola, Corpi, acabo de proponerlo en el blog de Jose (Nacido el 14 de Abril) y lo repito aquí: ¿y crear una Plataforma Anti-Europea?

Manuel Márquez dijo...

Esto, compa Corpi, es más viejo que el truco del almendruco. Se empieza a hablar de reducciones de jornada, de conciliación de vida laboral y familiar, de eliminación de jornadas partidas... ¿Cómo se conjura el peligro? Muy sencillo, el "pendulazo". Se "contraoferta" una postura en las antípodas, pero muy en las antípodas, y cuando mañana nos quedemos como estamos (es decir, con las cuarenta horas), todos aliviados y respirando tranquilos: se conjuró el peligro. En fin...

Un fuerte abrazo.

enrique dijo...

Querido corpi; mi jornada diaria casi se asemeja a la que comentas; de 9 de la mañana a 8 de la tarde, nada menos. Y claro, yo también me pregunto por la conciliación de la vida familiar: en mi caso sería de la vida familiar nocturna...
Todo es un inmenso absurdo: en este país confundimos echar muchas horas con productividad. En toda Europa la gente termina su jornada a las 3 o como mucho a las 5 de la tarde, horas a las que yo estoy regresando de comer. Tengo compañeros que regresan a trabajar a las 5 de la tarde, después de 2 horas de comida. Y están en el trabajo hasta las 8. Y he visto a muchos jefes venir de comer pasadas las 6 y en condiciones lamentables...
Esto no tiene ningún sentido y nadie lo quiere ver. Repito, productividad no es igual a una jornada interminable.
Eso si, si eres la hija del dueño de la empresa, no tienes ningún impedimento para conciliar tu vida laboral: llegas una hora más tarde después de dejar a tus hijos en la guardería, faltas al trabajo los días que sean necesarios y tienes reducción de jornada sin merma de tu salario.
Viva la igualdad!!
Como dice George Orwell en Animal Farm; todos somos iguales, pero unos somos más iguales que otros...

Nür dijo...

És el que té... la gent s'ho guanya elegint els seus representants! (Italia a mi m'ha deixat bocabadada...)
No oblides que "semos Europeos (i de dretes)"

Salut,
Nür

Gambutrol dijo...

Pero a ver... ¡Que no cunda el pánico!... España ha dicho que no, o al menos, según he leído por ahí se ha abstenido... es decir. Si esto sale adelante ¿será obligatorio para todos los paises de la unión? Madre mía, espero que no. ¿De quién coño ha sido la genial idea? Ya si eso, que nos proporcionen grilletes y cadenas y que nos instalen una cama en nuestro lugar de trabajo, así no tenemos excusa de que nos hemos quedado dormidos.

¡¡¡ MANDA HUEVOS !!!