15/6/09

¡QUÉ BUENO ES EL ALCOHOL!


Esta mañana he escuchado en el programa de Carlos Herrera de Onda Cero, “la Hora de los Fósforos”, que hablaban, como tema del día, de los controles de alcoholemia. Para quien no lo haya escuchado nunca, le aclararé que durante cerca de una hora, la gente llama por teléfono a la emisora y cuenta alguna anécdota referente al tema del día. Como he dicho antes, hoy hablaban de los controles de alcoholemia por los agentes de la autoridad; la gente llamaba y contaba qué le había pasado a él o a algún amigo o amiga, aunque generalmente, creo yo, enmascaran lo que les ha pasado a ellos con los amigos, y en tono jocoso contaban cómo conducían con una melopea de caballo, cómo iban haciendo eses por la carretera justo antes de llegar al control, o cómo esgrimían artimañas para, sabiendo que habían bebido más de lo permitido, poderse librar de la multa y la consiguiente pérdida de puntos. Y allí estaban todos: los de la emisora que hacían el programa y los oyentes riéndose de algo que no comprendo que tenga ninguna puta gracia. Yo, cuando oía las risas, intentaba imaginarme qué sentirían aquellos familiares de personas que un día iban tranquilamente por la carretera con su coche, su moto, a pie o en bicicleta, y un hijoputa, borracho perdido, en vez de coger un taxi o pedir a alguien que lo llevara a su casa, se montó en su coche, controlando, eso sí, y se llevó por delante la vida de alguien al que nadie había dado ninguna vela en su inesperado propio entierro. Supongo que la primera reacción de esos familiares de víctimas de conductores borrachos asesinos, sería de incredulidad, después de estupor, de rabia… y seguro que más de uno le habrá pegado una patada a su aparato de radio y lo habrá destrozado justo cuando más risas salían por el auricular; otros, simplemente se habrán borrado del programa para toda la vida; “adiós Carlos, gracioso, con lo delicado que eres a la hora de tratar ciertos temas, lo cierto es que esta vez te has pasado de la raya” le habrán dicho.
En este país de chirigota el tema de las drogas está tan banalizado que se habla de ellas, en la radio y en la televisión sobre todo, como si fuera lo más normal del mundo, y encima divertido. Veo algunas veces en el Hormiguero, hablar de fumar porros, incluso de hacerse alguna rayita, con el mismo tono jocoso y divertido que he escuchado hoy en la radio, ¡y es un programa que ven muchos niños y adolescentes! También en muchas canciones se trata a las drogas como algo bueno que mola mogollón; ¿se acuerdan, por ejemplo, de aquella que tan famosa en los ochenta que se titulaba: “Mescalina mi amor”?
Subrepticiamente hay una campaña, seguramente sin intención, que anula por completo la magnífica que se hace continuamente desde la Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción. Si no se pone remedio a esta inconsciencia, lo lamentaremos profundamente.

9 comentarios:

Nür dijo...

Sempre ho he detestat aixó, quan la gent te conta com va agarrar el cotxe borratxo... i es riu!!
A voltes vé gent a pagar una multa "es del meu fill, els fill de putes, que l'han posat una multa, i només havia pres un parell de copes.." i jo sempre, sempre, ho dic "el fill de puta no crec que siga el guardia civil..." i la gent se queda O_o

Una abraçada amic,ho lamentarem, ja ho crec que sí.
Nür

Comtessa d´Angeville dijo...

El debat no es pot reduïr a que si està banalitzat o no l'assunte, hi ha molt més, home! No pots clavar en el mateix sac a totes les drogues, ni tan sols en el mateix a certes drogues i l'alcohol. Quin problema hi ha en l'ús recreatiu de certes substàncies? Qualsevol opinió me sembla respetable, tant la dels detractors com la dels usuaris, però bé, el que deia, que crec que és un debat molt més extens...

Corpi dijo...

Nür: Sí que es deuen quedar esbalaïts quan els contestes això. Sí senyora, amb un parell.

Comtessa: No es tracta de l'ús que faça qualsevol; és clar que cadascú pot fer el que vullga, sinó de les conseqüències que eixe ús irresponsable pot produir en altres que no deuen res. Jo em puc bufar com un gos en ma casa i no passa res; el problema ve si jo, en eixe estat, agafe el cotxe i t'atropelle a tu.

Tha dijo...

No podía estar más de acuerdo, si hay tanto accidente por culpa del alcohol es porque todavía hay una cultura del vino que cuesta erradicar, más si nos seguimos echando unas risas. A mi ni puta gracia me hace tampoco.
Educación, educación, educación... y ejemplo

Patri dijo...

La verdad es que no entiendo cómo se puede bromear con eso, la verdad.

Perdona la ausencia ^_^

Besotessssssss

Mª Gemma dijo...

Que verdadera locura de sociedad... lo de las drogas... mal... lo del alcohol demencial... ahí es donde iba a subir mas los impuestos hasta hacer su consumo prohibitivo... pero claro... ¿esto interesa politicamente?...
El alcohol es la peor droga legal que hay... y la mayor causa de muerte en carretera, lleves coche o no... uno de los condicionantes en el maltrato... en la violencia... pero que se puede esperar... si quieren a la población aborregada... y el alcohol aborrega...

Un abrazo

Manuel Márquez dijo...

Pues la cuestión, compa Corpi, es que no me sorprende lo más mínimo, teniendo en cuenta la línea habitual del programa y de su conductor. Al fin y al cabo, no deja de honrar a su admiradísimo ex-presidente del Gobierno, a quien toda España pudo escuchar en su encendidísima y nada ambigua apología del consumo inmoderado de alcohol (claro que en una bodega igual está jodido decir otra cosa diferente, eso hasta lo podría entender humanamente...). En fin, que en éste, como en tantos otros temas, hacen falta enfoques más abiertos, que, sin tener por qué caer necesariamente ni en lo solemne ni en lo políticamente correcto, den cuenta de las cuestiones con una visión más amplia y diversa

Un fuerte abrazo.

Joan dijo...

Pues sonará puritano y lo que queráis, pero desde que me he sacado el carnérrrrrrrrr de conducil, he cambiado el vino por el agua.

También os diré que casi lloro cuando me servían ese líquido incoloro de mierda, pero, en la carretera, sin bromas.

Como dice el compa Manuel, basta oir al del bigote para quedarse con los ojos abiertos de par en par.

¡Saludos!

Así habló Spotglisten dijo...

Nür, tienes toda la razón. No sé cómo pueda haber padres que disculpen que sus hijos conduzcan borrachos.
Que cada cual se ponga tan curda como quiera, que acumule todos los comas etílicos que le parezca, pero que no ponga en peligro nada más que su propia vida.