27/11/09

OMAYRA


Omayra Sánchez (28 de agosto de 1972 - †16 de noviembre de 1985) fue una niña colombiana de 13 años, víctima del volcán Nevado del Ruiz durante la erupción que arrasó con el pueblo de Armero, Colombia. Adquirió reconocimiento mundial al estar tres días atrapada en el fango, agua y restos de su propia casa, mientras las cámaras de televisión transmitían incesantemente sus últimas horas de vida. Actualmente en el sitio donde padeció su agonía, una valla, producto de la investigación que adelanta la Fundación Armando Armero y que hace parte del Centro de Interpretación de la Memoria y la Tragedia de Armero, cuenta su historia.
Tenía 13 años y en el momento de la Tragedia de Armero, vivía con su hermano menor, su padre y su tío. Su madre, durante la tragedia, se encontraba en Bogotá en un viaje de negocios. Durante el tiempo que Omayra se mantuvo atorada siempre estuvo encima de los cuerpos de sus familiares.
Cuando los socorristas intentaron ayudarla, comprobaron que era imposible ayudarla, para sacarla necesitaban amputarle las piernas, sin embargo carecían de cirugía y podría fallecer, la otra opción era traer una moto-bomba que succionara el cada vez mayor fango en que estaba sumergida. La única moto-bomba disponible estaba lejos del sitio, por lo que solo podían dejarla morir.
Omayra se mostró fuerte hasta el último momento de su vida, según los socorristas y periodistas que la rodearon. Durante los tres días, estuvo pensando solamente en volver al colegio y en sus exámenes.
El fotógrafo Frank Fournier, hizo una foto de Omayra que dio la vuelta al mundo y originó una controversia acerca de la indiferencia del gobierno colombiano respecto a las víctimas. La fotografía se publicó meses después de que la chica falleciera, debido a la gangrena gaseosa.
Mirando unas fotografías en el Google me ha venido a la memoria esta niña y me he puesto a buscarla. Por casualidad hace poco que fue el vigésimo cuarto aniversario de su desgraciado fallecimiento. Recuerdo ver su rostro en la televisión y el aplomo y la serenidad estremecedores con que hablaba a la cámara.
Simplemente me he acordado de ella y me ha apetecido hacerle un pequeño homenaje. El texto está extraído directamente de la Wikipedia.

13 comentarios:

Blog de Paco Piniella dijo...

Al ver la foto yo también he sentido el recuerdo de esa chiquilla hablando a las cámaras de TV agonizando. Qué suerte tenemos algunos simplemente por vivir.
Saludos

Tha dijo...

la recuerdo... ¡cuántas lágrimas! ¡y qué impotencia!. Nunca he comprendido, por más que me digan, por qué no se pudo hacer nada más que verla morir.
Qué triste, un beso.

Apesardemi dijo...

¿Quién no recuerd a Omayra? Su agonia dio la vuelta al mundo, las imágenes eran estremecedoras, fue terrible, un mal recuerdo.

Un abrazo Corpi.

RGAlmazán dijo...

Ya no me acordaba. Me la has traído a la memoria y he vuelto a sentir el desasosiego que sentí entonces. Un drama tremendo.

Salud y República

Nür dijo...

Contava jo 4 anys, i al 1985 no vaig enterar-me, però conec aquesta història i cada vegada que penso en ella, tinc un nus al cor.

Una abraçada,
Nür

afrodita dijo...

Es curioso que hará no más de un par de días me vino a la cabeza, sin saber por qué; estuve rato largo pensando en ella y tratando de recordar, después de tantos años, qué impidió que se la pudiera salvar. Al parecer, creo recordar, se dijo entonces que unas vigas le aprisionaban las piernas. No estoy segura de que no pudiera hacerse nada, ¿y esas gruás enormes que se ven en las grandes obras?

Creo en verdad que hubo un poco (o tal vez un mucho) de desidia por parte de quien o quienes hubiesen podido hacer algo.

Manuel Márquez dijo...

Soy incapaz, compa Corpi, de ver esas imágenes sin que se me empañen los ojos. Ya me pasaba antes de ser padre, pero, desde que lo soy, creo que se me empañan bastante más. Demasiado duras, me temo...

Un abrazo y buena semana.

Pepe del Montgó dijo...

Recuerdo la impotencia que se sentía y las voces apremiantes para que salvaran a esa niña, pero todo fue en vano. Está muy bien recordarla y recordar lo frágiles que somos.

Drywater dijo...

¡Qué recuerdos! Lo curioso del caso es que salió en todos los informativos y luego despareció de la faz de la tele como si nunca hubiera existido. Los medios tienen menos memoria que los mismísimos peces. Menos mal que algunos compartís recuerdos para que nunca olvidemos...

juanjo dijo...

A mi me pilló estando hospitalizado en Melilla mientras hacía la mili, pude seguir al minuto la tragedia de Omayra y recuerdo como si fuera ahora la sensación de impotencia e incompresión que me produjo el desgraciado proceso, al igual que expresáis los demás. Pero casi es mayor la impronta que me dejó su lección de serenidad y aplomo.
Gracias por recordarla

lili! dijo...

oh!, es interesante, balla en mi vida jamas escuche esa historia.. soy venezolana y esa me parece nueva! :)

Miri dijo...

Jo, me sorprende encontrar esta entrada ahora... esta niña es el primer recuerdo que tengo de sufrimiento por personas con quien no compartía mi vida. Yo era muy chiquitita cuando lo vi en la tele, y sin embargo la imagen y su voz se me quedaron grabadas para siempre...

Parece mentira que no pudieran rescatarla. Seguro que no habría sucedido lo mismo si se hubiera tratado de la hija de algún mandatario...

Miri

emillapink dijo...

como recuerdo cuando nos hicieron pasar la agonia de la simagenes, se dice que no deberia haber un filtro en la television porque trasgrede la libertad de expresion
pero esto puede ir encontra de la sensibilidad y el sufrimiento?