19/7/11

CAMPS ESTA TRISTE, Y YO...

Camps de romería hacia Fukushima

Antes que nada he de admitirlo: soy malo, malo, malo, soy muy malo. Porque el pobre Francisco Camps está pasando, probablemente, los peores días de su vida, y yo… me descojono. ¿Qué le voy a hacer si he «nasio pa descojonarme»?
Ya ven, la vida es así. Desde que se conoció el auto del juez Flores por el cual sentaba a Camps en el banquillo, el pobre está desaparecido de la vida pública valenciana, que tanto le echa de menos y que tanto le necesita para seguir siendo la comunidad autónoma en la cual se miren todas las demás por obra y gracia suya. Está tan desaparecido que, en Canal 9, su televisión privada en donde aparecía por lo menos en el 50% de las noticias inaugurando cosas y haciendo parlamentos y bailando y saltando y riendo y…, ahora, como no está, se pasan todo el rato contándonos lo llenas que están las playas y lo buena que está la paella valenciana que se comen los madrileños. Y yo… me descojono.
Si esto fuera el Japón le quedaría la salida honrosa de ir en peregrinación al reactor nº Uno de Fukishima y quedarse allí a veranear; o hacerse el harakiri para así lavar su vergüenza, y de paso, una vez enterrado, quitarle un muerto a Rajoy y al PP. Pero por desgracia, esta es la tierra de «Aquí no dimite ni Dios», y por lo tanto, se está planteando otras posibilidades, aunque sean vergonzosas. Total, hace tanto tiempo que la perdió, la vergüenza, que no se va a notar mucho.
Acabo de escuchar en el Telediario unas declaraciones de Soraya Sáez de Santamaría pidiendo dignidad política al PSOE para que adelante las elecciones. Sin salir de mi estupor, me gustaría pedirle a Soraya que de paso le pida lo mismo a Camps para que se vaya de una vez para siempre.

5 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Amigo Corpi, no se irá. Este no se despega del asiento ni con agua caliente. Sólo queda la esperanza de que esta situación, cale de una vez en los valencianos y lo tengan en cuenta en próximas elecciones, aunque ya digo que es una esperanza, seguramente una esperanza lejana.
De momento, como lo está pasando mal, me uno a tu descojone.

Salud y República

Pierre Miró dijo...

Es verdaderamente lamentable que un pueblo sea identificado por la imagen de un tipo como Camps. Es el paradigma de la corrupción, puesto que a su amparo y al de su predecesor, la comunidad valenciana ha sido el patio de tócame Roque, en el que diputaciones, alcaldes y demás, han hecho de su capa (urbanista) un sayo (corrupto). Me gustaba la imagen progresista del País Valenciá de hace muchos años. Ahora, por culpa de esa panda, el pueblo entero paga la mancha de sus dirigentes.
Salud, colega.

Mar dijo...

¿Qué te voy a decir? pues que me descojono contigo pero vamos... que no se irá no... ¡cuadrilla de impresentables! indignados es poco, negros estamos de tanto atropello. En fin... al menos no se le ve por la tele ¿no?
Carretillos y carretillos de besos ;)

Leticia dijo...

Hola!

Me gusto mucho tu blog, espero te guste el mio. Si te interesa intercambiamos links.

Saludos, Leticia

La vida como la vivis

Pepe del Montgó dijo...

Por esas tierras andaba yo cuando se produjo la dimisión de Camps y la alegría de unos pocos por lo que pude comprobar. ¡Que calor he pasado por ahí!