18/9/07

EL TIO JUANITO

Esta mañana he conocido a un tipo con una historia, digamos, singular. El hombre, sin más se ha acercado a mi compañero y ha empezado a hablar con él y sin ningún porqué le ha empezado a contar su vida, yo al oír las cosas que decía no he podido resistirme y me he metido en la conversación haciendo preguntas.
El hombre tiene setenta años, no muy bien llevados por cierto, aparenta unos cuantos más, es pequeño y se nota que su rostro no fue muy agraciado en su juventud, es bajito y algo calvo; sus ojos son pequeños, diminutos vistos desde detrás de las gafas y que muestran indiferencia.
El sujeto en cuestión es viudo desde hace siete meses, y desde hace cinco y medio vive con una mujer boliviana separada, 18 años más joven que él. Cobra una pensión de 1200 € y se va a vivir a Bolivia donde espera casarse con su novia. ¿Qué dicen sus hijos?, le pregunto. Su hijo dice que no se lo cree, y su hija se pasa el día llorando, no me extraña. ¿No le parece un poco pronto para juntarse con otra mujer? digo; a mí qué, si a mi mujer la conocí después de dejar a otra novia que tenía en su casa. Nunca he conocido a una persona que desprecie más al género humano, en un momento de la conversación dijo que si él se encontrara a una persona echada en la cuneta de una carretera, pasaría de largo como si fuera un perro; y cuando le dije que si se va no podrá llevar flores a la tumba de su mujer, dijo que lo que se tengan que gastar en flores, que se lo gasten en chuletas de cordero.
Vive en un pueblo pequeño, y claro, en estos lugares ya se sabe, el escándalo es monumental. Una viuda le dijo que es un sinvergüenza, y otra que cómo es que se va con una extranjera, si se lo hubiese dicho a ella, se podrían haber juntado los dos, vivir para ver.
También le dije si no había pensado que quizá la boliviana se quería casar con él por el dinero; pues claro que lo sabe, además si no se casara con ella, lo haría con cualquiera con tal de que no se perdiera la pensión. Espero que este ejemplo no cunda mucho, porque sino nos hunde el sistema de pensiones ya precario de por sí.
Cuando se fue se me quedó un regusto amargo, me supo mal por sus hijos, sobre todo por la pobre hija, con el cuerpo aún caliente de su madre. Y yo qué quieres que haga, dice con voz adusta, áspera y autoritaria, como si fuera dios y no le hubiese pasado por los huevos evitarlo. Un dios fantasma, estúpido e imbécil.

5 comentarios:

Diañu dijo...

Tiene todo el derecho del mundo a iniciar una nueva vida. Ya no se "lleva" el luto para siempre.

Me ha gustado tu escrito, te paras a contar pequeños detalles que forman esta vida.

Si te apetece dejar tus opiniones en este foro, seras bienvenid@.

www.mafia-e-mafia.com

Saludos

Thalatta dijo...

A mi me ha dado pena la pobre mujer que se ha muerto y a saber la vida que le ha dado. En cuanto a él lo que le pase, bueno o malo, se lo habrá buscado.
Una amiga mía de 44 años murió de cáncer hace 10 meses, su viudo lleva con otra mujer 8 meses, soy de natural lo que se suele llamar "buena gente" pero no puedo soportar ni mirar a este "individuo", es superior a mi...
Un tema amargo.
Besos

Pepe dijo...

Deleznable su manifiesto desprecio por los demás. Qué asco.

e-catarsis dijo...

Caray que relato querido, cada persona es un mundo, hay gente así que vive con un cierto desarraigo, gente a la que le asusta implicarse emocionalmente, no sé es un tema complejo, aunque si este sujeto fuera mi padre yo estaría hecha polvo
Un beso Corpi ( me has dejado mal cuerpo joer)

Patri dijo...

Increible lo que cuentas, me he quedado igual que tú, con cierto regusto amargo, quizás porque sé que desgraciadamente hay m´´as gente por ahí así...

Besotessssssssssss