25/11/07

PRINCIPIOS DE LA PROPAGANDA



Estamos en tiempo preelectoral. Los grandes partidos ya van tomando posiciones y desplegando su aparato propagandístico para captar el mayor número de electores; y para ello instruyen a sus colaboradores con el objetivo de que sus actos sean lo más efectivos posibles. Para esto siguen principalmente los siguientes principios de la propaganda, que ya hace unos cuantos años que se vienen utilizando en todo el mundo y que, en el momento en que nació, tuvo un verdadero éxito. Quizá por eso aún hoy se siguen aplicando.

Estos son los principios de la propaganda:

1. Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

2. Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

3. Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o efectos, respondiendo el ataque con el ataque. "Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan".

4. Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5. Principio de la vulgarización. "Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar".

6. Principio de orquestación. "La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas". De aquí viene también la famosa frase: "Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad".

7. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

9. Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10. Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

11. Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que piensa "como todo el mundo", creando una falsa impresión de unanimidad.

Autor: Joseph Goebbels

15 comentarios:

Oruga Azul dijo...

¿Esto sería "MaquiaveliZmo by GoebbleZ"? (ya se sabe, con Z de Zapatero)

RGAlmazán dijo...

¡Qué barbaridad! Lo que sabía este desgraciado.

Si señor, se sigue aplicando. Y si no, miremos a nuestro alrededor.

Salud y República

Gambutrol dijo...

Jajajaja, yo no sé si esto será en tono de cachondeo o qué, pero realmente eso es justo la política actual... Triste triste triste

Blue Devil's dijo...

Ojalá fuera cachondeo... Es tan triste como real, y lo peor... jodidamente efectivo. :S

Joan dijo...

En la facultad, en clase de historia del siglo XX, el único profesor decente que tuve nos enseñó vídeos de la época de Goebbels en los cuales duplicaban los fotogramas para hacer creer que se habían abatido dos aviones en lugar de uno. También programaban esos discursos ante multitudes al atardecer, así las defensas del cuerpo están más bajas (se acerca la noche) y las personas son más fáciles de convencer.

Sea en publicidad de producto o en publicidad política, nos engañan como a chinos.

enrique dijo...

El Doctor Goebbels era un genio... de la propaganda. Un genio, como muchos otros nazis, dirigido absolutamente hacia el mal...

Thalatta dijo...

a veces es mejor no ver la tv ni leer los periódicos ni empaparse de internet, porque nunca se sabe hasta qué punto nos toman el pelo.
Menudos meses nos esperan... ufff

Manuel Márquez dijo...

Pues sí, compa Corpi, me temo que esto es lo que hay. Y lo cachondo del caso es que los mismos que las van a aplicar de manera inmisericorde (todas las reglas que expones y alguna más de cosecha propia...), negarán de manera vehemente si les acusas de ello. Ains, qué plan, como dice mi peque...

Un abrazo.

apesardemi dijo...

Principios fríos y cínicos pero, me temo, que muy efectivos. Al final se reduce en repetir machaconamente un mensaje sencillo, corto, claro y popular.

Un saludo, Corpi.

benito_reyes_vega dijo...

Parece que hubieras participado de una mesa de redacción de la COPE o de Popular TV… Ellos tienen muy, pero que muy bien aprendidos -casi mejor aprehendidos- estos principios.

Corpi dijo...

Oruga Azul: y con R de Rajoy
Rafa: Demasiado sabía, y bien que lo ha enseñado.
Gambu: Es verdad como la vida misma y triste como lo que hicieron los nazis.
Así es Blue.
Joan: y lo peor es que lo sabemos y no hacemos nada por evitarlo, nos dejamos llevar y hala, al redil.
Enrique: y ahora se aprovecha para el "bien"
Tha: todo lo contrario, hay que escuchar hasta la Cope y ver todos los canales de tv.
Manu: como dicen en mi pueblo, son más falsos que la "cañota".
Apesar: das perfectamente en la clave. Muy bien resumido
Benito. el pequeño Fedeguico es un maestro en esto, se los sabe de memoria.

Merce dijo...

Me he quedado muerta, estoy segura de que todos los políticos tienen esto en su mesilla de noche...

http://mercecasado.blogia.com

mar dijo...

Todo esto es realidad o ficcion...
Un besito y una estrella.
Mar

Corpi dijo...

Merce: Es como si rezaran el padrenuestro antes de dormir.
Mar: Es de verdad verdadera.

Miri dijo...

Joer, pues me he quedado anonadada. Cualquier parecido con la realidad es... joer, es real al máximo exponente. Y pensar que sea precísamente de Goebbles el estilo que se emplea hoy día...

Un besito,
Miri
http://coti-82.spaces.live.com