2/6/13

Escrito de descargo

Leyendo la entrada de Unjubilado, me ha venido a la memoria una multa por mal aparcamiento que me mandaron a casa, ya hace diez años, y que no se correspondía con mi vehículo; la matrícula era la de mi coche, pero no el automóvil. Así que les mandé un escrito de descargo para defenderme de aquel error. Parece ser que les convencí, pues ya no volví a tener noticias de aquello.
Esto es lo que les escribí:
  
EXPEDIENTE MULTA: xx-2003-000176

             Distinguida Sra. Teresa R. M., Secretaria-Interventora del Ayuntamiento de B. de M.

No dudo en ningún momento de que su pueblo sea muy bonito y tenga muchos lugares para visitar, ya que, por lo que deduzco del escrito de denuncia, tienen una zona de acampada, lo que es una señal inequívoca de que cerca debe haber una zona de alto interés paisajístico o simplemente de recreo. Pero la verdad es que no he estado nunca en su pueblo, ni siquiera sabría ir; si no recuerdo mal creo que está por la comarca del Comptat o l’Alcoià, más no sé. Aunque me gustaría visitarla y seguro que algún día lo haré.
También le diré que tengo dos hijos: uno tiene cuatro años, y la otra apenas once meses. Con ello le quiero indicar que para ir con niños tan pequeños se necesita tener el coche acondicionado, y éste por desgracia no lo está, pues es bastante viejo y no tiene instalados en los asientos traseros cinturones de seguridad, que, como usted sabrá, si ya es madre, son imprescindibles para sujetar la sillita adaptada para los más pequeños, así como el artilugio elevador para el mayor. Por tanto, para el caso que nos ocupa, es decir, para trasladarme con mi familia, lo hago con otro coche que tengo, y éste sí, está acondicionado para ese menester. Además, tengo a toda la familia como testigos de que el día de autos estuvimos en mi pueblo, comimos en casa y por la tarde fuimos a pasear por la playa de Gandia.
Con todo esto no me queda más que decirle que, por las razones que fueran, esta multa no es más que el fruto de un error provocado por Dios sabe qué razones, bien porque ese día haría mucho calor, o que el Agente Nº 3 se dejó las gafas en casa, o que tuvo una falta de atención, o que la matrícula del coche sancionado estaba borrosa, o que el Agente miró desde muy lejos (de hecho no sabe ni qué modelo de coche es), o que se había distraído, o que en ese momento le dio un vahído, o sólo Dios sabe qué le pasó.
Espero que estas razones que le expongo sean suficientes para convencerla de que el mío no es el coche que lleva la matrícula que se refleja en su escrito de denuncia, y que el único gasto que me provoquen sea el de certificar este escrito.

Sin más, reciba un cordial saludo y quedo a su disposición.


Fecha y firma

3 comentarios:

unjubilado dijo...

Me alegro que el recurso te saliera bien y que no insistieran.
Al leer esto recuerdo una multa que me pusieron y me paró la G.C. de Tráfico por exceso de velocidad, era cuando empezaban con los radares que fallaban más que una escopeta de feria.
Les di mis razones, pero ellos lógicamente me dijeron que la multa si no la quería firmar ni recoger, me la mandaban a casa.
Cuando me llegó, ya había preparado un escrito que no recuerdo ya que hace mucho tiempo, pero entonces sabía yo bastante más de ellos de ondas electromagnéticas o microondas y hecha la alegación no me reiteraron la multa.
Saludos

ana dijo...

Pura ironía para una gran verdad y muy buenas razones.

Besicos.

Pepe del Montgó dijo...

Si cuela, cuela. Y más de uno paga por miedo, y así algo más que se recauda.