10/10/07

LA PLAGA DEL NACIONALISMO

El otro día publicaba Gambutrol en su magnífico blog una entrada sobre el nacionalismo catalán muy interesante y además muy sustanciosos los comentarios que allí se vertían. Después de reflexionar me gustaría a mí también exponer mi punto de vista sobre el asunto.
No me gustan los nacionalismos, ninguno, ni el catalán, ni el vasco, ni el gallego, ni el cartagenero, ni el español. Como dice Kapuscinski: el nacionalismo es una plaga del siglo que vivimos junto con el racismo y el fundamentalismo religioso y que tienen un rasgo común: la irracionalidad, una irracionalidad agresiva, todopoderosa, total. Yo me considero ciudadano del mundo, aunque suene a tópico, pero es que es verdad, cada vez hago menos caso a lo que pasa por aquí cerca y me preocupa más lo que pasa allende las fronteras, sobre todo en Asia, África y Sudamérica. Lo que ocurre en Europa y los Estados Unidos, simplemente me la refanfinfla, me aburre horrores; y de lo que pasa en España no es que pase, pero como siempre es prácticamente lo mismo, pues eso. Y es que no hay más que mirar las noticias de la televisión para darte cuenta. Menos mal que cada vez los corresponsales internacionales son mejores (aunque siempre a años luz de los reporteros de los años 70 y 80 como Carmen Sarmiento, Vázquez-Figueroa, de la Cuadra Salcedo, Pérez-Reverte, Vicente Romero (afortunadamente aún en activo),…); el bloque de internacional de algunos noticieros es lo único digno de ver, lo demás no es más que morralla.
Los nacionalistas en España siempre han ido de hostiados por la vida. La puta España (esa que tanto defienden desde posiciones ultranacionalistas Aznar, Rajoy (anda que el discursito que nos ha sacado hoy en la tele), Jiménez Losantos, P. José Ramírez…) les ha estado jodiendo siempre negándoles su identidad, cuando España precisamente existe porque todos y cuando digo todos, digo TODOS, arrimaron el hombro y muchos se dejaron la piel cuando vinieron moros, ingleses y franceses a dar por el culo. Si todos lucharon hombro con hombro para rechazar a los invasores, ¿por qué ahora se sienten invadidos por sus antiguos compañeros de batalla?
Los nacionalistas siempre han ido de víctimas, los pobres, lo que les ha salido muy rentable a la hora de pactar con los partidos políticos nacionales y sacar tajada. El problema viene cuando ese dinero se ha invertido sólo en promover el sentimiento nacionalista en vez de emplearlo en lo que realmente necesita la gente. Veamos por ejemplo lo que pasó en Cataluña: durante casi veinte años Jordi Pujol ha estado pactando con el PP y el PSOE para formar gobiernos españoles, ¡cuánto dinero habrá sacado de las arcas del Estado! ¿Y qué es lo ha hecho con él?, ¿dónde lo invirtió? porque si no, por qué tanto desastre ahora con los trenes, las carreteras, la electricidad, el aeropuerto… Si durante veinte años ha estado llevando dinero a Cataluña a espuertas, ¿en qué lo invirtieron? Pues está claro, en promover el espíritu catalán en las escuelas, en al TV3 etc. Ahora por ejemplo ya me gustaría a mí saber cuánto dinero habrán gastado en que la Feria del Libro de Frankfurt se dedique a Cataluña.
Yo estoy convencido de que si les dan la independencia se cagan encima y la rechazan porque se les acaba el chollo. Con la de gente que hay comiendo de la sopa boba del nacionalismo de tres al cuarto. Los pobres se quedarían desamparados y sin empleo y no les quedaría más que ponerse a trabajar de verdad, con lo que eso cansa. No, mejor dejarlo como está.

Aquí en Valencia tenemos un nacionalismo que es como cagar para adentro. Estos del PP que mandan (quién lo diría) se llenan la boca con lo de que los valencianos somos los mejores y pronto vamos a ser el espejo donde se van a mirar los españoles y todos los habitantes del mundo mundial, que aquí se vive de putamadre, y que tenemos de todo y que somos los más empeñados de España y que tenemos toda una vida para empeñarnos más y a ver quién cojones pagará todo este despilfarro valenciano en España. En fin, nacionalismo de chichinado y paella con chorizo.

Los nacionalistas se quejan de que no se les reconoce su país, ni se les deja ser nación. El país viene determinado por una delimitación geográfica y la nación por un conjunto de personas que viven en un país con una lengua y una cultura propias. Partiendo de esta base, puedo reivindicar la nacionalidad de mi pueblo porque tiene una delimitación geográfica propia determinada por el término municipal y además hablamos una lengua propia, o mejor dos, y tenemos una idiosincrasia y unas costumbres definidas y propias. Esto lo puedo extender a la comarca, o a la provincia o a la comunidad autónoma o al estado, o a Hispanoamérica o a todo el universo.
¿Pero quién prohíbe la nacionalidad a nadie que la sienta? ¿El Estado (tercer término en discordia y que hace referencia al aspecto político de la nación)? Y ¿por qué uno no se puede sentir binacional, o plurinacional?
Y en cuanto al derecho de autodeterminación, por mí que se autodetermine quien quiera y todo lo que quiera. Pero luego qué.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Buff, buff, buff, buff.

Dejame qu haga un comentario sobre tu descripcion de nacion- nacionalismo. Dices q una nacion tiene lengua propia, debe ser entonces que Australia y Nueva Zelanda y otros muchos paises no son nacion , por q no tienen lengua PROPIA, y tambien debe ser q HItler tenia razon al anexionarse Austria ya q hablan Aleman.

Pero la verdad no se por que tienes tanto interes en opinar sobre estas cosas del viejo continente.

Si yo fuera tu, o mejor dicho si pensara como tu, me iria a vivir a una ecoaldea en el subcontinente indio, que es muy guay y va contigo.

Personalmente creo q para arreglar el mundo hay q empezar por cambiar las sabanas de la cama propia.

Bea

Corpi dijo...

Anónimo: Tanto Australia como Nueva Zelanda son naciones, y tienen no sólo una lengua propia, si no muchas, pero ninguna de ellas era en principio el inglés, que supongo que será con la que tú estabas pensando cuando has escrito esto. Además Austria y Alemania hablan la misma lengua porque ambas pertenecían al Imperio Austrohúngaro.
Tampoco tendría ningún incoveniente en irme a vivir a una aldea en el subcontinente indio y menos aún que tú te vinieras conmigo.
Para cambiar el mundo, más que cambiar las sábanas bastaría con limpiarlas con Colón.

e-catarsis dijo...

Por alusiones aunque el tema cantonal y/o el del movimiento ciudadano creo que estan de capa caída y a mí personalmente no me han interesado nunca pero...

Nacionalismo: Gloria y lealtad a la nación propia.

Hasta ahí creo que todos estamos de acuerdo; pero claro la cuestión está en que hay colectivos que esa nación la limitan sólo a su comunidad autónoma ( espero no ofender a nadie pero me pierdo con tanta división administrativa)-porque el nacionalismo en parte limita y excluye- además estos colectivos -a los que yo no les niego ni un ápice de historia porque eso sería negar la mayor- caen en el mismo error que cometieron con ellos y en mi humilde opinión es el más absoluto desprecio al resto de habitantes -que iba a decir compatriotas pero que igual no es políticamente correcto- y... y esto es lo que ya me parece un pelín sospechoso el sentimiento está muy bien cuantificado y vale X millones de euros o Z millones en infraestructuras y/o N votos en el Congreso y bueno pues que me quedo pensando; pero claro una es de Murcia y Murcia tardicionalmente ha sido: pequeña, peluda, suave; tan blanda por fuera, que se diría toda de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro... ¿O no era Murcia?
Bss

Thalatta dijo...

En tiempos donde podemos buscar un consenso mundial, cooperar, solidarizarnos, trabajar juntos no porque nuestro país sea el mejor sino porque nuestro mundo sea habitable y sin discriminaciones, todavía hay gente empeñada en separarse. ¿Cuándo se educará una generación de personas que miren más allá de lo que han vivido?
Cuando tengamos el mundo qué será lo próximo ¿invadir Marte o la Luna?.
¡Huy! creo que soy utópica.
Besos sin fronteras

benito_reyes_vega dijo...

En Canarias tenemos también el virus del victimismo muy extendido. Un periódico El Día que es cercano -por subvenciones, claro- al nacional partido nacionalistas que, junto al PP gobierna -dicen- 'llama' constantemente desde su espacio "Criterios" a la santísima 'soberanía' que -siguen diciendo- nos 'salvará' a todos y nos dejará 'libres' para el resto de los días.

Y se ponen serios. No crean. Afirman que hay 'idiosincrasia' y no sé qué incontestables 'diferenciaciones' que hacen de 'nosotros' un algo 'único'

Folias e Isas. Gofio y mojo con papas. Y vírgenes... muchas vírgenes santísimas que "el alma canaria son"...

Ignorancia -los datos de "fracaso escolar" son escalofriantes-... Eso hay y se fomenta. Para 'mantener' posiciones... Dispuestos siempre a poner la mano en la ventanilla europea o en Madrid... Para gestionar mal y sin 'visión' Para sostenerse -los burócratas públicos, digo- y sostener al número adecuado de paniaguados seres que les garantice la próxima reelección.

Eso es el nacionalismo... Puro interés. La cultura -incluidas, claro las lenguas- ... es otra cosa. Y la certeza de que cada cultura es igualmente importante... otra más.

Como Thalatta... también soy utópico, pero no me importa. Es más, me gusta. Y no engaño a nadie. A mí mismo, el primero. Por eso será que no soy 'nacionalistas'... Ni que Dios lo quiera.

Corpi dijo...

e-: efectivamente, los nacionalismos son excluyentes, racistas y xenófobos con los de su mismo estado.
Tha: A ver si somos nosotros los que educamos esa generación que sea más tolerante.
Benito: Más claro agua. ¿por qué no nos inventamos una virgen: Sta. María Nacionalista? Tú y yo máximos archicofrades y de monaguillos a Carod, Ibarreche y tanto gilipollas como hay sueltos por esta nuestra España.

Tamaruca dijo...

No sé que decir nunca respecto a estos temas; me ocurre con el orgullo patrico como con la fe, que anda una de lo más escasa. No comprendo bien este tipo de actitud porque está basada en un sentimiento del que carezco.

Un beso, Corpi.

Tamaruca dijo...

¡Uy!, patrico no, patrio. ¿Me habrá traicionado el subconsciente con el sufijo diminutivo -ico tan propio de mi tierra o será sólo que tengo las manos heladas y tecleo fatal? Umm...

Gambutrol dijo...

Buenoooooo...XD. Ahí queda tu opinión. La mía ya la conoces bien.

Aunque te digo una cosa... yo no soy tan nacionalista catalán como parezco serlo. Sí que es cierto que me gustaría la independencia de catalunya y bla bla bla..., pero no es, ni mucho menos, la gran ilusión de mi vida.

Corpi dijo...

Tam: Afortunadamente somos legión los que carecemos de ese sentimiento.
Gambu: Si dices que deseas la independencia ya está todo dicho.
Saludos

Miri dijo...

Hola!
Yo vivo en Cataluña, aunque no soy catalana. Y sí, a veces alucino de que, con lo difícil que es conseguir un piso, con lo precario que es el empleo, con lo jodida que está la educación... la prioridad de los jóvenes sea la nación. Supongo que los políticos ponen tanto énfasis en el nacionalismo para que el ciudadano se olvide del fracaso de cada legislatura en los asuntos realmente importantes.
Un besito,
Miri

Corpi dijo...

Así es miri, a la mayor parte de la gente de a pie le importa medio higo las reivindicaciones vacías de los políticos.

Anónimo dijo...

“Eso de extrañar, la nostalgia y todo es eso, es un bálsamo. No se extraña un país.

Se extraña el barrio en todo caso pero también lo extrañas si te mudas a 10 cuadras.
El que se siente patriota, el que cree que pertenece a un país es un tarado mental.

La patria es un invento. Que tengo que ver yo con un tocumano o con un salteño. Son tan ajenos a mi como un catalán o un portugués. Estadísticas. Números sin cara.

Uno se siente parte de muy poca gente. Tu país son tus amigos y eso sí que se extraña…”

Martín (Hache)

Corpi dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Martín (Hache)y gracias por pasarte por aquí.