17/10/07

ONÁN

Hay personas que son capaces de hacer cualquier cosa por pasar a la historia, como aquél, de cuyo nombre no quiero acordarme, que quemó con este fin la biblioteca de Alejandría. En cambio hay otras que por no hacer nada, o simplemente por hacer lo que todo el mundo hace, hala, la historia los eleva por encima de la mayoría. Este es el caso de Onán, un tipo que sólo aparece nombrado tres veces en seis versículos de la Biblia y que gracias a sus acciones ha reunido bajo un mismo nombre a todos los pajilleros, que somos legión: ONANISMO. El Diccionario de la Real Academia define el onanismo como: (de Onán personaje bíblico), m. masturbación. O sea, que el tipo este, sólo por hacerse pajas se ha hecho más famoso que el Paquirrín. Si por lo menos hubiera sido el primero, el inventor de la manola, pues estaría de acuerdo en que deberían hacerle un monumento en todas las plazas y dedicarle una calle en todos los pueblos, porque las satisfacciones que nos da el onanismo son difíciles de superar en cantidad y calidad, sobre todo en calidad, pues sólo es cuestión de ponerse, y con esto del internet, el ponerse es de lo más fácil, basta con acudir a las páginas de Antonio F. Marín, a la de Enrique o a la de Juan, que hay que ver lo onanista que se está poniendo a estas edades, don Juan. Pues como decía, ni eso, Onán no fue el descubridor del autoplacer, para eso seguramente nos tendremos que remontar a los australopitecos, que a los chimpancés también les gusta la onanística. El pobre Onán era el segundo de tres hermanos e hijo de Judá. El tal Judá le buscó una mujer a su hermano mayor que se casó y murió sin dejar descendencia; entonces Judá le dijo a Onán que se casara con su cuñada y le diera descendencia a su hermano, pero como Onán no quería, porque la descendencia no hubiera sido suya sino de su hermano, entonces el muy cochino “si bien tuvo relaciones con su cuñada, derramaba a tierra evitando dar descendencia a su hermano. Parecióle mal a Yahvé y le hizo morir a él también “ (sic). Pobre Onán, a Dios no le pareció bien que se hiciera pajillas, y hala, al camposanto. Así es que ya lo sabéis, cuidadín con lo que hacéis, que el Ojo que Todo lo Ve está ojo avizor y al que pille en pecado, zas, le manda un rayo percutor ejecutor y con la mano en la masa, al hoyo.
Pero aquí no acaba la historia. Judá quería que su hijo menor le diera descendencia a su nuera, pero era muy pequeño, entonces mientras pasaba el tiempo, la pobre Tamar, que así se llamaba la susodicha, engañó a su suegro haciéndose pasar por una prostituta. El pobre Judá, que era viudo y que ya estaba hasta los cojones de tanto menearse el onán, se dejó engañar y le echó un polvo con tantas ganas que la dejó embarazada de gemelos (futuros onanistas). Durante el parto resulta que un gemelo onanista sacó una mano (sería para ver si hacía frío) y entonces la partera le dijo, “este ha salido primero” y le ató una cinta en la mano, pero como el pequeño no-nato (aún) notó que hacía frío, metió la mano para dentro y allí se quedó, lo que aprovechó el otro onanista para salir primero. Y ahora digo yo, que esto no lo aclara la Biblia, ¿quién de los dos será onanista primero?

8 comentarios:

e-catarsis dijo...

:DDD
Pues me dejas pensando
;-)

Thalatta dijo...

¡A saber! igual ya en el vientre...
Oye, y nadie se sorprendió de que la mujer esta tuviera gemelos así por inspiración divina? ¿o es que Judá la perdonó?
Es que como aquí por menos que canta una paja ya te están matando...
Besoss
(Al principio de la era de los blogs empecé uno que se llamaba "las noches de Onán" jajajaja ya te puedes imaginar por donde iba el asunto. Esto es un secreto, mira)

Joan dijo...

¿Y qué decir del país Omán? Donde tuvieron que cambiar la ene intervocálica por una eme para disimular un poco. Sólo añadiré que limita con Yemen. Y hasta aquí puedo leer.

enrique dijo...

Pues gracias por la reseña. Supongo que lo que más incitará a la masturbación viendo mi blog son los textos que incluyo de historia...

Corpi dijo...

e-: Ya era hora que pensaras alguna vez.
Tha: Quería matarla pero cuando le demostró que eran suyos creo que la desterró.
Joan: A Yemen qué letra hay que cambiarle?
Enrique: es que la historia calienta que no veas.

Patri dijo...

A ver si va a resultar que a estas alturas no se va a poder ser onanista tranquilo... o_-

Besotessssssssssssssss

La interrogación dijo...

Lo sorprendente es que onanismo sea hacerse pajas cuando en realidad lo que hizo este menda es un "coitus interruptus" por aqullo de la semilla en el suelo.

Corpi dijo...

Pues me dejas interrogativo.